El comedor escolar ecológico, un aula más

Los niños y niñas desde primero de infantil hasta sexto de primaria del colegio Asunción Pañart de Aínsa han participado durante estas semanas en el proyecto del comedor escolar ecológico “un aula más”.

Se trata de una iniciativa promovida por su oficial primero de cocina, José Luis Cabrero, que nace de la introducción en el menú del comedor escolar de alimentos ecológicos y locales, y que  trasciende más allá con el fin de formar personas comprometidas con su entorno, con espíritu crítico y conscientes de las repercusiones de nuestros hábitos de consumo sobre el medio ambiente.

Alimentos locales y de temporada, alimentación equilibrada, salud, agricultura ecológica vs industrial, impacto ambiental, huella ecológica, sectores de producción, circuitos cortos de comercialización, comercio justo y consumo responsable son algunos de los conceptos que los niños y niñas han trabajado de la mano de AvivaRural a través de los sentidos, con juegos y dinámicas vivenciales adaptadas a cada edad.

El proyecto educativo cuenta con la colaboración del equipo directivo y docente del colegio, y está financiado por el Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe, quien apuesta por dar continuidad a esta iniciativa educativa y transformadora en los próximos años. Además, se está preparando el terreno del huerto escolar, para sentir el vínculo con la agroecología y trabajar la tierra con los niños y niñas a partir de la primavera del año que viene.

El proyecto educativo del comedor escolar ecológico es un ejemplo hecho realidad de iniciativa local con voluntad transformadora a nivel global, hasta el punto en que hoy es un referente a nivel de Aragón y modelo para otros comedores públicos escolares.

 

El comedor escolar ecológico: un aula más

¿Te gusta jugar? ¿Crees que a todos los niños y niñas del mundo les gusta? ¿Sabías que hay niñas y niños que no pueden jugar, ni ir al colegio, porque tienen que trabajar? Apenas tienen para comer, y tienen que trabajar aunque tengan frío, calor, hambre o cansancio.

 ¡Afortunadamente hay mucho que podemos hacer! Cada vez que compramos un producto de comercio justo, nos estamos asegurando que las personas cobran un sueldo digno y sus hijos e hijas pueden ir al colegio y jugar.

En cuarto de primaria experimentamos el comercio justo a través de un teatro-imagen, y en infantil 5 años cocinamos una crema de cacao ecológica elaborada con ingredientes de comercio justo. Para que el chocolate nos endulce a tod@s 😉

Maite (AvivaRural)